martes, 3 de enero de 2012

 Bueno, al fin un nuevo año...
 Atrás queda una mala época en lo relativo a los sentimientos, aunque no tan mala en otros aspectos. De todos modos, si algo es cierto es que todo el mundo desea que el año venidero sea mejor que el anterior (te haya ido bien, o te haya ido mal). Yo no seré distinta: deseo un año repleto de nuevas personas, un año en el que las que ya están en tu vida no se vayan, un año que traiga esperanzas en el amor y en lo profesional, y...si, que traiga también salud y dinero. ¡Nunca está de más!


 Dispuesta a dejar todo atrás, aunque sin saber por donde empezar. 
 Pienso que hay que comenzar primero por las cosas pequeñas, por lo más fácil, para luego ir avanzando. Quizás aún me haga falta un poco de tiempo para adaptarme a lo que quiero empezar a ser, pero la cuestión es...eso, empezar por algún punto.
 ¿Qué tal si empezamos por dejar los sentimientos negativos atrás? Lo que nos haya hecho daño. Olvidar el pasado para que no nos haga más daño o, al menos, no vivir más en él.
                                Creo que será un buen comienzo.



1 comentario:

  1. Lo mejor de un comienzo es tener esperanzas de que ocurran cosas nuevas =D muaá!

    ResponderEliminar