domingo, 27 de mayo de 2012

Arriesgarse o morir


Gracias por simplemente aparecer en mi vida.
¡Amo al destino!
http://www.youtube.com/watch?v=L1AAakt2w6g&feature=related


¡Qué locura!
¿Quién me iba a decir esto a mí? Y ni si quiera sé qué es lo que está sucediendo exactamente.
¿Dé dónde saliste tú? Tan raro y cambiante... Tan divertidamente pícaro y dulce  a la vez. Me haces sonreír.
Yo no sé que está pasando, de verdad, ni qué pasará, solo sé que despiertas en mí sonrisas y que me hiciste sonreír cuando ni siquiera tenía ganas de hacerlo, cuando creía que no podría volver a tener una sonrisa en mis labios. Gracias, porque da igual lo que pase.

Qué locura. No paro de repetírmelo, una y otra vez.

¿Quién eres? ¿Qué has hecho en mi? ¿Dónde está todo lo que pensaba antes de que aparecieras sin previo aviso? ¿Se ha borrado todo lo que sentía? De un plumazo ya no siento dolor. Y me encanta.

¿Te preocupa lo que sienta? No te preocupes por el pasado, si tan siquiera yo me preocupo ya. Cuando alguien decide renunciar a su pasado por ti..., hay que valorarlo. Pero si las personas no renuncian a su pasado por ti, entonces esa misma persona no tiene derecho a estar ni en tus
recuerdos.
 Así que por eso cada día me digo que no vale pena, y renuncio a los recuerdos.
Y me prometo a mi misma no ser igual que esa persona. Yo no soy una cobarde.

Tengo miedo, sí, pero eso no me impide vivir y sentir, soñar, ilusionarme,... Jamás dejaré de hacerlo. No quiero dejar de hacerlo, porque significaría renunciar a conocer gente como tú. Alguien que sé que vale mucho más de lo que él mismo piensa.

Quitémonos el miedo y lancémonos a la aventura, ambos. Así, sin conocernos, sin saber qué pensamos, como dos auténticos locos desconocidos. Quizás actuar locamente sea la fórmula secreta para encontrar la felicidad. Sin pensar. Sin esperar. Sin planear...

Gracias, simplemente por aparecer en mi vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario