jueves, 15 de noviembre de 2012

El olor...del amor.

Las estrellas nunca duermen; se presentan en tus sueños.
...Sigo pensando lo mismo: el olfato es el evocador de recuerdos más poderoso.

No solo te recuerda a olores del pasado, sino a diversos momentos que no tienen nada que ver con ese sentido... Como la forma en la que era una caricia en un instante dado, el suave tacto de un peluche, lo que te transmitía mirar a los ojos de la otra persona, el sabor de los labios que te gustaba besar y de su aliento, el sonido de su voz,...

Me estaba preguntando... si el amor fuera un sentido ¿cuál sería? Y creo que la respuesta, por todo esto, sería el olfato. Porque evoca recuerdos con mucha intensidad y..., al final, el amor se basa en recuerdos.

El amor... Sí. No "el gustar", "el atraer", el "sentirse bien",... no es nada de eso. Me refiero al amor.
El amor, que surge siempre sin saber por qué, sin explicación lógica o incluso sin explicación ética, pero es así. Pero, finalmente, se va. Se esfuma. Como si nunca hubiera pasado nada. Pero lo peor, lectores, es cuando dos personas podrían estar juntas, porque su amor se cree que es grande, o que al menos podría serlo, y aún así no lo están. Por miedo, supongo.
El miedo... Nunca me había cansado tanto de esa palabra.
El ejemplo que voy a decir es un tanto delicado, pero ideal para lo que me quiero referir... Con un niño maltratado, o que ha visto maltratos en casa, pueden pasar dos cosas: una, que se convierta en un maltratador o, dos, que se convierta en un arduo defensor del no-maltrato y del respeto.
Con el daño pasa igual. Si te hacen daño pueden pasar dos cosas: una, que te entre el miedo y ya no quieras recibir mas daño, por lo que te cierras e ignoras el amor o, dos, que nunca pierdas la esperanza y no te cierres al amor (sin buscarlo, pero sin cerrarte a él)...

Yo sería la niña maltratada, pero no me convertiré en una miedosa, sino en una defensora.

Las personas que se han cerrado al amor pensarán que es la mejor solución al dolor y, extraña, impresionante y extraordinariamente convencidos de ello, dejarán pasar los mejores momentos de sus vidas, porque así se evitan un dolor que proviene del corazón; para mí, el dolor más intenso de todos los dolores posibles.

Sin embargo, el dolor que pudiéramos sufrir merecería la pena si, al menos, existe una diminuta probabilidad de ser felices. El paraguas de coraza no protege de la lluvia, solo te asfixia. Paso de paraguas... Prefiero mojarme por la lluvia y sentir su suavidad, su sutileza y su frescura, aunque exista la desafortunada posibilidad de coger un resfriado...

Así pues..., creo que el olor del amor, aquello que estimulase nuestro olfato, no sería un perfume almizclado, ni un champú con olor atractivo que haga que tu pelo esté suave, ni un labial que desprenda aroma a frambuesa, ...
...El olor del amor sería... el olor a lluvia.

Pero..., supongo que esta es mi opinión, no la tuya...
Todas las noches te pienso. Y, aunque no lo diga, sueño contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada