domingo, 4 de noviembre de 2012

Vals de pensamientos nocturnos

Son las 06:29 de la mañana...
El color del bosque se ha tornado negro. El fuego lo ha quemado...
Venía muy dispuesta a escribir, a quejarme de la vida, del amor, de sus mierdas varias, y demás. Pero no sé exactamente qué decir y que quede "bonito". Mucha gente ya sabe que me gusta que todo quede bonito...
Estaba durmiendo, pero me desperté.
He sentido una sensación esta noche, antes de dormirme, como una patada en el estómago; fuerte. Cuando he despertado, seguía ahí.
 
De repente los recuerdos me bombardean, casi literalmente. Me duele el corazón.

...Hablando de todo un poco, me hacen gracia los científicos que piensan que las diversas sensaciones  del amor dependen de una mezcla de sustancias que se crean en el cerebro, que hacen que tu corazón se acelere o se relaje, y bla bla bla bla. Estupideces. Prefiero pensar que el corazón es algo etéreo, no un órgano vulgar como el cerebro; el corazón no depende de una mierda de órgano que, al contrario de lo que la mayoría piensa, no es el más importante. Al menos no para mí.
 
Y, siguiendo con lo de "de todo un poco", me he dado cuenta de que tenía mi blog abandonado, porque todo me iba bien, o eso creía... Al menos yo, en mi ignorancia, era feliz. Así que llego a la conclusión de que solo uso mi blog, generalmente (pues hay excepciones) para cosas tristes, para compartir mis sentimientos, para liberarme. Lo cual, dicha idea, también es triste.
Habrá quien piense que estas cosas se las debe guardar una dentro, que son personales, que no se tiene que enterar todo el mundo,... Pero qué sabrá la mayoría de lo que significan muchas palabras o ideas de aquí... Solo yo puedo entenderlo al 100%, y eso no me lo quita nadie. Por otro lado, escribir es mi liberación. Cuando escribo, escribo de lo que siento, y paradojicamente en ese momento no me preocupo por lo que siento. Es raro. Es como... ... ... un momento.... (Pensando)... Es como tener sed. Espero que el ejemplo me sirva. Es como tener sed, coger la botella de agua, beber, y saciar tu sed. En el momento en que el agua esta entrando en tu boca solo piensas en el agua, pero no en la sed... ¿Me explico? ¿No lo entienden? No me culpen. Ya les dije que era raro e incomprensible.
 
Volviendo al tema de "la vida es una mierda"... No soy de pensar eso. Más bien suelo creer que la vida es espléndida, de color rosa, que las cascadas son genialmente bellas (bueno, esta es verdad), que los animales son los seres puros del universo (y esta también). Creo en que la democracia existe..., que el amor existe y es maravilloso, y que es bueno compartirlo, que si lo das todo por alguien vas a ser debidamente correspondido y..., ya que estamos, que los unicornios existen..., que al final del arcoiris hay un duende llamado Ralph (diciendo todo el rato "Jaaa-Jaaa") que te espera con un cofre de oro,...etc.
Aún así, la vida es una mierda.
 
Lucho con eso, y con la idea de que no me quiero convertir en alguien que realmente no soy. ¿Pero cómo conseguir que las malas experiencias de la vida no te cambien?... Porque, cuando te das cuenta, eres otra persona muy distinta a la que eras, y no has podido evitarlo. Yo quiero saber cómo hacerlo.
 
Quiero y necesito saberlo porque sé que, como siga así, la chica que se entrega con el corazón, la chica que se venda los ojos y sigue a quien ama, la chica que piensa soluciones grandes para ayudar a solucionar problemas pequeños de la persona que ama, va a esfumarse. Para siempre. <<PLUF>>, y desaparezco en una nube de humo rosa. Si tengo que desaparecer en algo, lo prefiero rosa... Y... ¡flores!... .... ....
 
Esto empieza a volverse muy largo. Pero me da igual. Que lo lea quien quiera... Aunque se esté volviendo un testamento me importa poco, porque no me siento tan mal ahora que estoy escribiendo y sé que me sentiré peor cuando cierre el portátil e intente dormir más.
 
No soy perfecta, para quien lo crea. Hago cosas buenas, y también cosas malas. Puedo arrepentirme, o puede que no. Poco importa. Cuando haces daño a alguien te pueden perdonar o no, pero en eso tú no decides. De todos modos... La gente piensa que las cosas que se hacen, los fallos que comete la gente, son con mala fe... Vale, SI, hay gente que sí. Yo no. Y mucha más gente tampoco. Lo peor es cuando te haces daño a ti misma, y sigues haciéndotelo. ¿Cómo coño se disculpa una consigo misma?
 
A partir de ahora tendré que acostumbrarme a muchas cosas nuevas...
 
-Para empezar, tendré que acostumbrarme a no comer tanta pasta a la carbonara como antes. Ni tantas lenguas de regaliz. Ni tantos chupachups en forma de corazón. De todos modos, últimamente me lleno rapídisimo. Algo raro en mí, que siempre he sido de comida, la verdad. Y, aunque tengo más fátiga, tengo menos ganas de comer. Pero bueno, casi que mejor, así bajo unos kilos.
-También tendré que acostumbrarme a estar más tiempo en mi casa. Se acabaron las tardes de paseos, los días de playa, las siestas en cama ajena, las escapadas de clase, y las chispas de agua de la fuente de colores, que me mojaban el pelo si corría brisa. Bueno, casi que mejor, así no se me encrespa el pelo y puedo dedicarle más tiempo a los estudios...
-Y, por supuesto, se acabaron los mimos. Eso es para débiles. Se corta el suministro de las caricias, los besos, los abrazos, las miradas penetrantes y sinceras, TODO. A partir de ahora, hay que entrenar duro para volverse fuerte. Una soldado no puede dejar que las carantoñas, ni la falta de ellas, terminen con su vida...
 
Espero que hayaís pillado el sarcasmo, porque sino tenéis un problema de percepción. Id al psicólogo. Yo os acompaño. A lo mejor nos hacen un 2x1... ... ... Pensándolo bien, no sería mala idea.
 
Me pregunto a mí misma, y la respuesta siempre es "el arcangel".
 
¿Echar de menos? ¿Yo? ¿A quién?... Por supueeeeesto que no echo de menos a nadie... Claro que no... ¿Por qué iba a echar de menos a alguien? ¿Y a quién echo de menos exactamente? ¿O el qué?...
¿Por qué debería echar de menos? ¿Por qué iba a necesitar a alguien, a echar de menos a alguien, por el que estuve dispuesta a dar la vida? ¿A quien amé tanto? No le encuentro lógica... ... ...
Dadme una puta pistola ya...
Soy una hipócrita. Cuanto antes empiece a aceptarlo, mejor. Pensaba que no lo era, pero veo que sí. Porque un día estoy arriba, otro abajo, otro muy abajo, luego arriba, medio, bajo, arriba, un poco menos alto, bajo, centro, abajo de nuevo, vuelvo al sótano, subo al cielo y ¡PUUUM! Me estampo contra el suelo.




¿Qué cojones me pasa?... Debería estar muriendome, pero a veces no lo estoy. O al menos se me olvida que lo estoy haciendo, sin darme cuenta, con una anestecia que me ayuda y me duerme y hace que no me de cuenta de que voy perdiendo vida.
Ahora mismo mi mundo es un caos. Nada tiene lógica, y cuanto más lo pienso menos lógica tiene, pero es así.
 

 
Y luego... lugo solo oigo el viento al otro lado, no se escucha una voz clara que pueda entender. Que no. Que no. Que no. Que no, y que no. Solo se oye. Me mata... Eso también me mata. ¿Por qué no?...
No te vayas...

 
 
Y hay cosas que pasan que me recuerdan tanto a ...otras cosas que hacen tanto daño...
 
Busco algo a lo que agarrarme desesperadamente. Como alguien que cae por un barranco y se ensangrenta las uñas tratando de agarrar una maldita roca que le salve la vida. Que sí, que todo el mundo cree que la vida es una mierda, pero la realidad es que al final nadie quiere morir... Todo el mundo lucha desesperadamente por mantenerse con vida.
 
Y quiero gritar pero ¡no puedo, joder! ¿De qué va a servir? Total, ya no hay vuelta atrás aunque quisiera. "¡Te echo de menos!", quisiera gritar por un lado. "Quédate", quisiera gritar por otro... ..."No te vayas"... "Contigo me siento bien"... "Me haces sentir viva".
 
 
Y luego llaman en mi memoria más estrellitas moteadas que van quedando tapadas por las nubes...
Más estrellitas moteadas que se esfuman...
Me rompe el corazón.
 
 
Os lo juro. El ser humano es el único que se complica la vida aunque no quiera. Veis un hoyo en la calle, y no queréis caer por él. Y aún así sois tan gilipollas que os acercais a verlo: "Ay, pero que bonito hoyo,... A ver, ¿cuánto podría medir?" <<¡PAM!>>. Hostia de la hostia y cuello roto ;-)  (Me acabo de recordar a alguien...ugh...).
 
¿Qué hago? Sé que tengo que seguir adelante, la cuestion es cómo.
"Como siempre lo has venido haciendo" -dijo el/la listillo/a de turno que está leyendo mi blog en este momento-.
Eso ya lo sé. Pero no es igual. No esta vez. También es jodidamente cierta la idea de que no me queda otra. De ahí mi frustración. ¿Se entiende eso?...
 
Estoy enfadada. Frustrada. Decepcionada. Triste. Nostálgica. Tranquila a veces. Serena a veces. A gusto a veces. Confundida... siempre.
 
Nada era verdad. Cuando te das cuenta de que tu pasado no era verdad, te agarras al presente con fuerza... Es entonces cuando te das cuenta de que el presente se te va de las manos y no mira atrás. Y solo puedes mirar al futuro, pero es tan incierto...
 
Lo que más duele es querer a alguien y no poder estar con él.
O sentir que esa persona te da vida y no poder permanecer a su lado, aún queriendo.
 
Con unas ansias en el vientre de gritar "Te Amo".




"Hice un trato con Dios: él no habla conmigo, y yo no digo que él no existe".

¿Os digo un secreto? El mundo es injusto, y el destino con él...
Ojala cerrara los ojos y al abrirlos esto fuera solo una pesadilla extraña y psicodélica. Una pesadilla que se ha tornado abstracta y compleja. Y si no va a ser así,... con no abrir los ojos más nunca me basta. Cerrarlos para siempre.





Son las 07:43 de la mañana...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada