domingo, 30 de diciembre de 2012

Silencio...

El silencio vale más que mil palabras, o eso cuentan...

Una mirada confusa y sorprendida, que me hace sonreír y llorar a la vez. Lo que daría para saber qué significa es amirada..
Yo...Incredulidad,... Indecisión,... Pero decido seguir. ¿Para qué detenerme? Bastante daño ya me hago recorriendo caminos a propósito solo para ver si la suerte me sonríe y me deja ver al fantasma, al recuerdo, a la ilusión de mi pasado. Alguien que está y no está a la vez.



Algún día tendré que negarme a parar... ¿no? Algún día tendré que superarlo. Qué remedio... Porque da igual lo que sienta mi corazón, y da igual los recuerdos que me vuelvan a la mente cada noche; no tiene importancia. No tiene importancia que no pase un día sin recordar. Ni un solo día, en contra de mi voluntad. Nin un solo día.

Sin embargo, déjame unos días más, hasta el nuevo año, para seguir hiriéndome a mí misma. Solo unos días más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada