lunes, 25 de junio de 2012

Pues ya está...


Las palabras son hermosas, pero son solo eso: palabras.

 Las palabras vienen y van... Siempre ha sido y siempre será así.  
Por otro lado, no entiendo como la gente es capaz de decir algo malo de ti cuando hace unos días hablaban maravillas. Que rápido cambian de opinión. Yo no entiendo nada... Lo entendería si hubiese sido distinta antes y ahora, pero siempre he sido la misma.
Luego te tachan de "victimista" por decir lo que sientes, expresarte y desahogarte en tu propio blog... 


Llámenme víctima si quieren, pero tengo que decir que me duele que alguien que quiero, y que supuestamente me quería también, sea capaz de calificarme así o pensar esas cosas de mí cuando yo, creo, no le he dicho ningún comentario de ese tipo, hiriente y "tachante". Y si tratar mal a alguien es decirle lo que pienso, pues bueno... entonces habré tratado mal a todas las personas que estuvieron en mi vida y a las que hoy en día están en ella, y seguiré haciéndolo, porque cuando algo no me guste lo diré siempre del mejor modo que sepa; igualmente espero que los demás sean capaces de decirme a mi lo que no les gusta de un modo pacífico y respetuoso.

 En cierto modo me hace gracia, porque estás callándote las cosas para no hacer daño y cuando ya las dices porque no puedes callártelas más y las sueltas... te lo recriminan. ¿Fui tonta por mirar tus fotos una y otra vez imaginándote aquí, por pensar en ti cada noche o por releer conversaciones bonitas para fingir que no te fuiste?

 Me llamaran víctima por esto, seguramente, pero me da igual. No voy a dejar de hacer cosas que me gustan, como es en este caso escribir lo que pienso y siento, por el simple hecho de que a alguien le parezca que es por otras causas poco nobles, equivocándose. Así que supongo que seré una víctima toda mi vida, porque toda mi vida expresaré mis emociones, no solo cuando sean buenas, sino también cuando sean malas. Lo siento por tener personalidad propia...

 Y yo sé que no soy perfecta, que cometo fallos muy a menudo, pero soy humana, y aún así sé afrontarlos y asumir las consecuencias. Y sé mis debilidades, de sobra. No solo veo lo malo de los demás, también lo mio propio... Pero de los demás también veo lo bueno, al igual que en mí. Así que no sé qué tienen que decir de que empiece a ver en mi misma los fallos y dejar de buscarlos en los demás... Además, siempre he intentado ver lo bueno y animar a que eso bueno salga a flote para que así se pudiera demostrar todo lo fantástico que hay dentro de alguien... Pero bueno... Cuando nos ponemos las gafas de lo negativo solo veremos eso.

 Nunca he sido de poner verde a alguien por el simple hecho de que algo sale mal. Solo cuando se han pasado mucho, o cuando esas personas se han metido mucho conmigo, he reaccionado hostilmente. Pero por lo general no estoy acostumbrada a ello, así que ahora no será distinto porque yo tengo unos sentimientos por esa persona que me impiden hacerlo. Y repito, puedo decir lo que pienso; eso no indica que aunque esté desilusionada o sea capaz de decir lo malo haya olvidado lo bueno. Los demás no sé. Pero supongo que es más fácil mirar a otro lado y sacudirse las manos. Y ya está. Te piden que luches pero luego son los demás quienes no luchan y dicen adiós. Eso es lo que no entiendo, y sé que jamás lo entenderé, porque alguien que te quiere lucha, y no deja de lado ese sentimiento escudándose en cuatro cosas malas y dos horas de conversaciones influyentes. 
 Sí, quizás soy difícil de llevar, pero siempre he aguantado los retos difíciles mejor que mucha gente que he conocido y siempre he dado todo lo bueno que podía dar de mí misma. Y digo "que podía" porque tampoco las circunstancias son las ideales.

 Creo que esto es lo último que escribiré sobre el tema... Ya no hay nada más que pueda decir, porque diga lo que diga no me creerán y lo llevarán por el lado malo, así que nada... Supongo que aquí se acabó todo. Y no, yo no quería que esto acabara así... Siento si te decepcioné...

Cuídate mucho...

Todo dicho aquí...


Hoy no escribiré como estoy acostumbrada a hacerlo. Paso de que todo quede bonito y precioso. Hoy simplemente quiero desahogarme, porque creo que será lo mejor...

 Estoy taaaaaan cansada... En serio, me la come todo esto, y lo otro, y aquello.
 Paso de volverme loca.


 La gente va convirtiéndote en algo que no eres. Te dan palos, te hacen sufrir, y hacen que te vayas haciendo una grandísima hija de perra. Y me da rabia cuando luego otras personas me exigen que luche sin tener en cuenta lo que YO puedo sentir. Porque os recuerdo que YO también existo, y también tengo sentimientos. Igual que todos los demás que estamos en este puto planeta. ¿Vale?

  Nadie se da cuenta de que no es la única persona en el mundo, incluida yo. Pero me da rabia que alguien hable de algo que no conoce y juzgue lo que puedo pensar o sentir sin haber pasado lo que yo,  sin ni siquiera preguntarme cómo me siento yo. Dime... ¿me has preguntado alguna vez:

"Oye, ¿qué es lo que sientes tú?"
"¿Cómo te encuentras tú?"
"¿Realmente piensas <<X duda>>?"
"¿Qué necesitas tú?"
 Puedo ser una egoísta, pero ¿quién es más egoísta?

 Yo creo que yo sí pregunto a los demás qué piensan o qué sienten y me esfuerzo por comprenderlos, o por preguntarles, o al menos me intereso en ello... ¿Alguien lo hace conmigo? Se ponen a quejarse de que yo esto, que yo lo otro,... ¿Pero se creen que lo hago porque sí? ¿Por gusto, quizás? Pues no... Mis razones tendré ¿no? Digo yo....

 Y VALE, gracias a Dios no he perdido a alguien cercano, ni me he quedado sin casa, ni mi familia se ve apurada a fin de mes, ni muchas cosas más tristes que mucha gente está pasando hoy en día, desgraciadamente.  Pero... ¿eso hace que el dolor del corazón sea menos importante? ...Del amor. ¿Cómo vas a exigir sin dar? Y más importante aún ¿cómo vas a exigir a alguien que está quemada de que jueguen con ella? ¿Nadie tiene aquí paciencia o qué?


 Enserio, es que estoy hasta los mismísimos, pero no solo de esto, sino de todo en mi vida. Porque, al igual que todos, yo también tengo otros aspectos en mi vida. Mi vida no se reduce a un solo algo o alguien. Pero mi mente y mi corazón no dejan de joderme últimamente haciéndome creer que sí que mi vida se reduce a un solo alguien. Y no me da la gana de que eso sea así..., no más. Me niego.


 Quiero estallar, llorar, gritar, romper algo,...o yo que sé, porque estoy muy cabreada con todos, con TODOS los que tienen algo que ver con esto, y sobre todo conmigo misma.
¿Qué tengo que hacer? ¿Qué se supone que tengo que hacer?  ¿Callarme? ¿Dejar que me linchen? ¿Decir "si" a cosas a las que en realidad quiero decir "no"? ¿Obedecer en todo? ¿Guardarme de decir o pedir las cosas que necesito? ¿Ser la chica perfecta que siempre, dicen por ahí, he sido?


 Pues no. Lo siento..., pero no. Te entrego mi corazón, mis sentimientos, pero no mi vida ni mi dignidad. Ni a ti, ni a nadie. Porque luego la que te quedas jodida en el piso eres tú: sin corazón, sin amor, sin esa persona querida y, encima, sin dignidad.


 ¿Dispuesta a casi todo? Si. ¿A todo? No.
Puedo quererte hasta el límite que yo crea, y dar lo máximo que pueda en el amor. Pero hay límites. Para mi, y también para todos; soy consciente de ello. Pero creo que siempre he hecho las cosas correctamente, aunque haya cometido errores, pues siempre he sabido rectificarlos o asumir las consecuencias. Pero no por ello tengo que pagar toda mi vida, NI YO, NI NADIE.


 Ya se sabe lo que ofrezco. Ya se sabe lo que se puede ganar y lo que se puede perder.
Así que dicho todo, yo ya hago "el cristo" y me pongo a flotar, que me lleve la corriente a donde me tenga que llevar. Mis sentimientos están sobre la mesa, y estarán a menos que me digan "no los quiero", a lo que yo me los guardaré dignamente. Pero no pienso poner mi dignidad sobre la mesa. Y no, no confundan dignidad con orgullo. El orgullo es algo negativo que no nos deja decir lo que sentimos, ni ceder por la persona que queremos. La dignidad es aquello que mantiene nuestra estructura emocional y personal, aquello que, si conservamos, hace que no nos sintamos como una mierda...


Espero que, aunque me haya explayado y desahogado aquí, mis palabras no se confundan ni se tomen a mal. Solo es me da rabia, porque que yo quiero, y soy capaz de amar, pero esto es cosa de dos, y si uno tiene dudas, y el otro tiene dudas, más duda el primero, y así siempre... Y yo no quiero eso.


Yo solo quiero ser feliz, como todos.

sábado, 9 de junio de 2012

Ilusiones

Basándome en imaginaciones, ilusiones, y sueños... 
Para el amor no existe edad, complexión, distancia, o tiempo. 
No existen límites o barreras, solo retos y oportunidades. 
Para él no existen personas perdidas, solo personas ganadas. 
No existe un tiempo determinado para decir "te quiero". Decirlo antes, o decirlo más tarde, no significa que sea más o menos real. 

A veces las historias más lentas, terminan siendo las más falsas. A veces las historias más rápidas, terminan siendo las últimas.

Es como una melodía que suena en tu cabeza a cada momento, mientras piensas en él.

Los grandes corazones perdonan. Solo cuando hay amor se perdona. Lo cual muestra el amor que ahora existe. 

¿Qué es lo que hay? ¿Qué es lo que se siente? ¿En qué piensas? ¿A qué estamos dispuestos?

Basándome en imaginaciones, ilusiones, y sueños...
Puede que no sea el método mas ortodoxo, pero..., así soy casi feliz.


lunes, 4 de junio de 2012

Lo siento...

Ciertamente se dice que por el miedo, a veces, perdemos lo que queremos.

Que tontos somos a veces... Nos contradecimos. Y luego nos arrepentimos. Y es cuando te das cuenta de que probablemente ya no haya nada que hacer.
A veces somos ilógicos, impulsivos, vengativos,... Y eso más tarde se paga. Puede que ya nada sirva, que mis palabras ya para esa persona no tengan sentido o valía.
Pero ¿qué hacer?...
Yo solo sé que lo siento. Que no tenía que traicionarme a mi misma por alguien que no vale la pena. Que fui tonta y ciega. Insegura y desconfiada.
Solo puedo respetar lo que tenga que pasar... No sé qué más decir o hacer...
Lo siento... Me arrepentiré siempre de eso. Porque cuando llega la persona que estabas esperando...no te sale otra cosa que hacerlo todo mal...