viernes, 22 de noviembre de 2013

La niebla...

Ilustración de Benjamin Lacombe
Amplía tus fronteras, olvida tus miedos, entierra el pasado y también el futuro, olvida quién fuiste e incluso quién eres.
 Concéntrate en quién quieres ser, en cómo quieres que te vean los demás y en cómo te verás tú mism@.
 Centra tus esfuerzos en cerrar los ojos y disipar la niebla, en alzar las manos y tocar lo invisible.

 Y recuerda que no habrá nada que no quieras que haya, porque somos capaces de dibujar el mundo a nuestra manera; puedes construir tu verdad, y eso es más que suficiente. Pero si vas a hacerlo, procura que esa verdad sea buena. Es lo único que vale la pena.

Brillar,... por tí en tu plenitud y no por tu ausencia, por tu fuerza y no por tu debilidad, por tu orgullo y entereza y no por tus fallos y tus dudas. Crecer, el fin último... Cerrar los ojos y ver lo que hay más allá.




Ilustración de Benjamin Lacombe
Disipar la niebla... Todo lo innecesario, nuestras propia crueldad por y para nosotros mismos. El cristal nublado que nos impide ver lo importante, lo bueno,...
La política corrupta, las injusticias, las catástrofes, las matanzas, la hipocresía, las mentiras y engaños, la voz acallada por la sociedad, ...Nubes de humo que nos impiden ser felices.
Y lejos de hacer caso omiso a la realidad e intentar cambiarla, hay que saber cómo cambiarla.

Para cambiar el resto, primero hemos de cambiarnos a nosotros mismo, crecer, madurar, aprender,...
¿Eliminar nuestra locura o desatarla?


domingo, 2 de junio de 2013

Nuestro corazón

...El odio y el miedo no son más que lastres para la luz de nuestro corazón...




Nuestros corazones se van oscureciendo con el tiempo, a medida que vivimos más y más experiencias, a medida que tememos por todas las cosas que nos pudieran salir mal. No dejen nunca que la luz y la bondad de sus corazones se apague a consecuencia de los momentos malos que los hayan marcado en sus vidas, del miedo a que sucedan cosas que no quieren que pasen, del rencor que puedan tener por aquellos a los que nunca perdonaron, del odio que puede despertarse en ustedes a causa de personas extrañas. Y desde luego no se desanimen porque algo haya salido mal; la vida sigue y los momentos pasan.




Todo eso es solo un peso innecesario... Algo inútil. Para ser felices quizás debamos aprender a perdonar aunque no nos pidan perdón, a practicar el ponerse en el lugar de una persona desconocida y entender sus sentimientos, o a entender que el miedo es peor que la posibilidad de que pase algo que no deseamos. 





Es mi consejo, que les regalo para que intenten ser un poco más felices.


martes, 2 de abril de 2013

Diferencias


 A toda persona le gustaría que su pareja compartiese sus opiniones, o al menos eso es lo que yo creo.


Es cierto que no desamos un clon de nosotros mismos; de hecho dicen que polos opuestos se atraen, pero lo cierto es que tampoco nos haría gracia tener a nuestro antagonista como pareja.
 Puede que exista un término medio.
 Nuestra pareja puede aportarnos puntos de vista diferentes al que nosotros tenemos, y más aún si nuestras miras son algo limitadas o si somos poco flexibles para algunos aspectos. Quizás ser diferentes no sea un problema, sino más bien una ventaja.



 Aunque a veces pueda molestarnos, debemos comprender que cada persona ha vivido sus propias experiencias, ha sido criad@ de una forma distinta, o ha tenido diversas amistades con diferentes actitudes y opiniones. Es por eso que pueden no pensar como nosotros.
 Y sí, es cierto que esta realidad puede causar problemas, pero si se sabe llevar se puede transformar en una oportunidad de cambio, en una oportunidad para vencer a todos los sesgos que nos han inculcado, en lo que otros nos han hecho ser, en convertir el "esto me molesta y no sé por qué" en un "no me molesta en absoluto porque soy consciente de lo que realmente significa, por mí mism@".





 Es una ocasión ideal para esculpirnos como a nosotros nos gustaría ser realmente, sin olvidar nuetsros principios.

 Así pues, no debemos rechazar lo que es diferente, sino intentar comprenderlo y aprovecharlo a nuestro favor. ¡No dejéis escapar oportunidades que son buenas incluso para vosotros!



lunes, 18 de febrero de 2013

Miedo...

 El miedo... El miedo siempre está presente, da igual el sexo de la persona, da igual el lugar donde viva, dan igual sus valores,... Todo da igual; ni si quiera es relevante que se sea o no valiente, pues hasta el más valiente es capaz de albergar los miedos más atroces.
 Hay personas que tienen miedo a las arañas, a las alturas, a la soledad, a la muerte..., incluso al amor...
 Al fin y al cabo, ¿quién no tiene miedo a salir herido?

 Hay miedos para todos los gustos, como si de una amplia gama de colores se tratase. Preocupante o no, quién sabe.
 Lo peor de los miedos es que son casi incontrolables, son algo automático, innato, un mecanismo de defensa que emplea la propia naturaleza para intentar protegernos del peligro y del dolor.

 Les diré algo...: El miedo puede no ser controlable, pero si puede ser vencido. 

 El secreto no es controlar tu miedo, es vencerlo.   
 "Es fácil decirlo, pero la tarea no es tan sencilla" pensareís. 
 "Razón por la cual nuestros esfuerzos deben ser mayores" os respondo a vosotros y a mí misma. 

 No podemos ni debemos dejar que el miedo controle muestra vida, nuestros pensamientos y nuestros actos.  Estoy segura de que mucha gente no lo entenderá,... No entenderá los por qués que nos impulsan a todo ello, pero eso es algo que solo un@ mism@ conoce. 
 El miedo solo engendra más miedo y, por muy justificados y lógicos que sean nuestros argumentos, no deben ser razón suficiente para dejar que creen conflictos innecesarios. Y es que no hay nada más horroroso que vivir con miedo y pensar en que algo malo puede ocurrir.

  El miedo no es otra cosa que la intención de evitar situaciones repetidas anteriormente, y que no fueron gratas, que nos hicieron daño. 
 Debemos tener presente..., muy presente, que no todas nuestras vivencias se dan en el mismo tiempo, con la misma persona, ni en las mismas circurstancias. Y sí, aún así es difícil.
 Pero supongo que quedándote en la madriguera de tus pensamientos negativos, bien protegid@, no solucionas nada. 

 A veces, sin embargo, tengo ganas de meterme en ella y no salir de ahí... Sumida en mi propio círculo vicioso. Pero entonces es cuando surge en mi mente: Y si..."

Y si resultara que llega a tí la cura para tus miedos....
Y si rechazas, por miedo, a la persona que iba a ser tu media naranja...
Y si te pierdes los mejores años de tu vida tratando de evitar males que nunca pasarán...
Y si no das todo de ti por miedo a no estar a la altura y pierdes lo que siempre quisiste...
Y si no lo intentas por miedo a fallar en algo y resulta que lo hubieses conseguido de haberlo intentado...

 Son muchos los "Y si...", pero solo hay una respuesta lógica...

¿Tienes miedo a las arañas? ¡Bien! Entonces pon una tarántula en tu mano.
¿Tienes miedo a las alturas? Un salto en paracaídas podría venirte muy bien.
¿Tienes miedo a que te hagan daño en el amor? Vale..., entonces dalo todo cuando sientas lo que creas que hay que sentir.

 Si no quieres perder lo que quieres ganar, si no quieres renunciar a los mejores momentos de tu vida o a las oportunidades más gloriosas, si no quieres dejar escapar a esa persona especial, si no quieres ser pres@ de un miedo irracional impuesto por la maravillosa pero dura naturaleza,... Entonces usa tu libre albedrío. 

 Sé fuerte y despréndete de aquello que no te deja disfrutar, aquello por lo cual muchas personas se van de tu vida sin darte siquiera tiempo a luchar, aquello por lo que no intentaste algo con todo tu esfuerzo porque estabas seguro de que te harían daño de nuevo, despréndete de aquello que te hacía huir cuando tenías que correr hacia adelante, a la aventura...

 Desprendámonos de eso llamado "miedo" y seamos felices.

martes, 5 de febrero de 2013

Sentido


 De repente llega un día en el que te das cuenta que tu vida no tiene sentido.

 ¿Alguien se pregunta alguna vez por qué nos sentimos revolucionarios, inspirados y valientes cuando estamos escuchando a un buen narrador decir una verdad, pero luego nos olvidamos de esas sensaciones? ¿Alguien se pregunta por qué o cómo?  ¿O en qué momento exacto se disipan?...

 Lo grande, lo verdaderamente valioso, es no olvidarlo y tomar la iniciativa para cambiar tu realidad.

 Hay muchos aspectos en la vida de una persona que pueden carecer o no de sentido, de valor, de ilusión, de inspiración,... Y a veces cuesta no solo darse cuenta, sino también convertir lo que somos o vivimos en lo que queremos ser y vivir. Aspectos como el trabajo, los estudios, las metas, el amor... son los que más relucen en nuestro pensamiento cuando hablamos de esto.

 Pero...¿cómo encontramos la solución? ¿¡Dónde!? ¿Quién tiene la respuesta de lo que deberíamos hacer para ser felices?

...Nosotros.

¿Pero y lo que no depende de nosotros? Bueno, pues es sencillo...

...Absolutamente todo depende de nosotros.

Nuestra felicidad solo depende de nosotros mismos. Porque... sí, es cierto que hay cosas que pasan y que escapan a nuestro poder o a nuestra voluntad, pero una vez leí en un libro que...

"Cuando las personas cambian la forma de ver las cosas, las mismas cosas cambian".  

Les voy a decir algo...: el primer paso para ser felices es querer serlo, el segundo es intentarlo.

Si ni siquiera lo intentas, si te quedas pensando en lo infeliz que eres porque te ha sucedido algo que no querías que pasara, si te centras en recordar cosas que no volverán o en imaginar cosas que jamás pasarán, nunca serás feliz. Estarás continuamente culpándote por cosas de las que no has tenido la culpa, estarás torturándote y ahogandote en una infelicidad que tú mismo/a has creado.

Abre los ojos y sigue tu camino.
No te quedes en un mundo que sabes que te hace infeliz.

Cambia lo que quieras cambiar sin que importe lo que pueda pasar, pero hazlo ya, no esperes a las circunstancias ideales, porque lo ideal no llegará jamás. Lo más cercano a lo ideal es el momento, el punto exacto, en el que decides ser valiente y hacer lo que quieres hacer, desechar los recuerdos que nos hieren y apostar por las metas y sueños que nos llenan el corazón. 

No se puede llenar lo que está lleno, en cualquier ámbito de la vida...
Así que vaciemos lo viejo, para que entre lo nuevo.


Se valiente.

http://www.youtube.com/watch?v=YwMDL4tU-FE

lunes, 21 de enero de 2013

Far Away


Es curioso...
A veces las personas insisten en hacer un viaje cuando ocurre un cambio importante en sus vidas, normalmente cuando algo desaparece, o cuando alguien se va.
Es como si se esperase que un viaje solucionara los problemas, apaciguara el dolor, o incluso borrara los recuerdos. Quizás sea cierto que funcione y que sea la solución, o tal vez no. 



Pero, de algún modo, cuando emprendemos un viaje a lo desconocido, renegando de todo lo que conocemos, dispuestos a cambiar nuestra realidad siendo independientes de todo lo que nos protege en nuestro hogar, encontramos el verdadero valor de las cosas y de las personas. Por un momento, puedes comenzar de cero, como si nacieras de nuevo y te dieran otra oportunidad, una segunda vida que disfrutar con la experiencia de otra vida pasada.

Eso quiero yo.
Algunas veces es fácil curar el corazón, y otras nos lleva más tiempo.  Un viaje puede ser una forma bonita y liberadora de ...sanarse.

Es posible que muchas personas crean que es de cobardes escapar a lo que nos ha tocado vivir, sin embargo y al contrario, yo considero que es de valientes adentrarse en la aventura, apreciar paisajes que nunca antes habías visto, conocer personas diferentes de las que poder aprender, caminar por la calle sabiendo que estás sola, pero que te servirá para curarte y ver el mundo de otra manera. 

Simplemente tratar de encontrar tu verdadera fortaleza, a ti misma.

Así que...¡ vayamos a la búsqueda !






miércoles, 2 de enero de 2013

El Coleccionista de Recuerdos


Hasta la persona más inteligente y sabia de todas es torpe, lenta e inexperta.


El Coleccionista de Recuerdos, con su extraña y atrayente frialdad, atrapa los momentos en una imagen y los convierte en eternos; por mucho que pasen los años, siempre existirá la magia de aquel recuerdo.

 
 El corazón y la mente no están compenetrados, y no podemos sacar de la mente lo que no se logra sacar del corazón. 
 Los corazones necesitan su tiempo para curarse, y no siempre es fácil. Por eso, no podemos juzgar y castigar a los demás. Cada persona tiene sus miedos, su historia tras de sí, sus deseos y sus sueños. Hay acciones y dilemas que tienen su razón en una profunda y oculta raíz, que no todo el mundo es capaz de apreciar.

 Sí, es cierto, a veces las personas tardan en darse cuenta de algunas cosas, pero debemos entenderlas. No todo es fácil para ellas y, a veces, se reprimen para no hacer daño; no hacer lo que les hicieron a ellas alguna vez. 

Porque conocer el dolor del otro hace que todo corazón comprenda. 


 Sé que no es fácil, y supongo que nunca lo será. Sé que muchas personas no se merecen nada malo, y no creo que sea la intención de los demás hacerlo. Y sé que ahora puedes tener incluso más miedo que yo...
Lo siento tanto..., de verdad. Porque comprendo cómo te has podido sentir.

 Pero ahora que las dudas se disipan, y que se abre un nuevo libro ante nosotros que deja atrás todo lo malo, es hora de seguir. Tardé, sé que lo hice. Pero quiero seguir. Aunque no siempre depende de lo que uno/a mismo/a quiera... Por eso, sin más complicaciones, me dejo llevar por el Destino; sé que existe. 

Alguien me dijo...

"No nades contra la corriente... Es más fácil dejarse llevar que luchar contra ella. Piénsalo, si te esfuerzas en nadar te cansarás y te ahogarás. En cambio, si te dejas llevar, tendrás más paz hasta que la corriente te lleve a tu destino".

 Sé que me sentiré triste al verte lejos, como últimamente te veo, y no sé qué pasará..., pero realmente espero que no sea tarde para los dos.


 El Coleccionista de Recuerdos, casi siempre inexpresivo, a veces demasiado misterioso,... 

Coleccionista de Recuerdos: atrápame en una imagen y no me dejes salir de ella. Mientras la guardes en el bolsillo de la chaqueta, al lado del corazón, todo estará bien.