lunes, 21 de enero de 2013

Far Away


Es curioso...
A veces las personas insisten en hacer un viaje cuando ocurre un cambio importante en sus vidas, normalmente cuando algo desaparece, o cuando alguien se va.
Es como si se esperase que un viaje solucionara los problemas, apaciguara el dolor, o incluso borrara los recuerdos. Quizás sea cierto que funcione y que sea la solución, o tal vez no. 



Pero, de algún modo, cuando emprendemos un viaje a lo desconocido, renegando de todo lo que conocemos, dispuestos a cambiar nuestra realidad siendo independientes de todo lo que nos protege en nuestro hogar, encontramos el verdadero valor de las cosas y de las personas. Por un momento, puedes comenzar de cero, como si nacieras de nuevo y te dieran otra oportunidad, una segunda vida que disfrutar con la experiencia de otra vida pasada.

Eso quiero yo.
Algunas veces es fácil curar el corazón, y otras nos lleva más tiempo.  Un viaje puede ser una forma bonita y liberadora de ...sanarse.

Es posible que muchas personas crean que es de cobardes escapar a lo que nos ha tocado vivir, sin embargo y al contrario, yo considero que es de valientes adentrarse en la aventura, apreciar paisajes que nunca antes habías visto, conocer personas diferentes de las que poder aprender, caminar por la calle sabiendo que estás sola, pero que te servirá para curarte y ver el mundo de otra manera. 

Simplemente tratar de encontrar tu verdadera fortaleza, a ti misma.

Así que...¡ vayamos a la búsqueda !






miércoles, 2 de enero de 2013

El Coleccionista de Recuerdos


Hasta la persona más inteligente y sabia de todas es torpe, lenta e inexperta.


El Coleccionista de Recuerdos, con su extraña y atrayente frialdad, atrapa los momentos en una imagen y los convierte en eternos; por mucho que pasen los años, siempre existirá la magia de aquel recuerdo.

 
 El corazón y la mente no están compenetrados, y no podemos sacar de la mente lo que no se logra sacar del corazón. 
 Los corazones necesitan su tiempo para curarse, y no siempre es fácil. Por eso, no podemos juzgar y castigar a los demás. Cada persona tiene sus miedos, su historia tras de sí, sus deseos y sus sueños. Hay acciones y dilemas que tienen su razón en una profunda y oculta raíz, que no todo el mundo es capaz de apreciar.

 Sí, es cierto, a veces las personas tardan en darse cuenta de algunas cosas, pero debemos entenderlas. No todo es fácil para ellas y, a veces, se reprimen para no hacer daño; no hacer lo que les hicieron a ellas alguna vez. 

Porque conocer el dolor del otro hace que todo corazón comprenda. 


 Sé que no es fácil, y supongo que nunca lo será. Sé que muchas personas no se merecen nada malo, y no creo que sea la intención de los demás hacerlo. Y sé que ahora puedes tener incluso más miedo que yo...
Lo siento tanto..., de verdad. Porque comprendo cómo te has podido sentir.

 Pero ahora que las dudas se disipan, y que se abre un nuevo libro ante nosotros que deja atrás todo lo malo, es hora de seguir. Tardé, sé que lo hice. Pero quiero seguir. Aunque no siempre depende de lo que uno/a mismo/a quiera... Por eso, sin más complicaciones, me dejo llevar por el Destino; sé que existe. 

Alguien me dijo...

"No nades contra la corriente... Es más fácil dejarse llevar que luchar contra ella. Piénsalo, si te esfuerzas en nadar te cansarás y te ahogarás. En cambio, si te dejas llevar, tendrás más paz hasta que la corriente te lleve a tu destino".

 Sé que me sentiré triste al verte lejos, como últimamente te veo, y no sé qué pasará..., pero realmente espero que no sea tarde para los dos.


 El Coleccionista de Recuerdos, casi siempre inexpresivo, a veces demasiado misterioso,... 

Coleccionista de Recuerdos: atrápame en una imagen y no me dejes salir de ella. Mientras la guardes en el bolsillo de la chaqueta, al lado del corazón, todo estará bien.