domingo, 2 de junio de 2013

Nuestro corazón

...El odio y el miedo no son más que lastres para la luz de nuestro corazón...




Nuestros corazones se van oscureciendo con el tiempo, a medida que vivimos más y más experiencias, a medida que tememos por todas las cosas que nos pudieran salir mal. No dejen nunca que la luz y la bondad de sus corazones se apague a consecuencia de los momentos malos que los hayan marcado en sus vidas, del miedo a que sucedan cosas que no quieren que pasen, del rencor que puedan tener por aquellos a los que nunca perdonaron, del odio que puede despertarse en ustedes a causa de personas extrañas. Y desde luego no se desanimen porque algo haya salido mal; la vida sigue y los momentos pasan.




Todo eso es solo un peso innecesario... Algo inútil. Para ser felices quizás debamos aprender a perdonar aunque no nos pidan perdón, a practicar el ponerse en el lugar de una persona desconocida y entender sus sentimientos, o a entender que el miedo es peor que la posibilidad de que pase algo que no deseamos. 





Es mi consejo, que les regalo para que intenten ser un poco más felices.