martes, 31 de mayo de 2016

Años De Oscuridad

Sin saber por qué, simplemente un día dejé de escribir sobre lo que amaba. Y aunque otras pasiones surgieron, nada se compara a mis mundos internos. Y así he estado ya años: apagada. Años... Sin darme cuenta...

Algunas personas piensan que soy algo insoportable, que soy inestable emocionalmente porque un día río y al otro lloro, piensan que imagino demasiado, que hablo demasiado, que sueño demasiado, que aspiro a demasiado,... Tan sujeta a críticas y estigmas... Tan prisionera en este mundo que no hemos elegido y en el que nos ha tocado vivir...
Estudia, fórmate, elige algo que "tenga salidas", consigue un buen trabajo, haz un viaje una vez al año, ten hijos, sigue trabajando y luego... luego muere.
Y así se fue la vida..., en un suspiro.

Pero tan cansada estoy de oír siempre esta historia... Todos nos sentimos inspirados viendo un vídeo poético o leyendo líneas de esperanza y fuerza pero...¿y luego? Luego simplemente seguimos en nuestra misma burbuja de siempre porque con dormir solo seis horas parece ser suficiente para olvidar todos nuestros sueños y esas esperanzas. Y así seguir atrapados... en donde quieren que estemos.

Echo de menos escribir, crear un mundo que solo está en mi cabeza y enganchar a todo aquel que lo lea. Quiero crear, hacer que cobren vida mis más profundos anhelos, que cobren vida esos ojos color miel, esa espada, ese pelo platino o la magia de un ciel. Quiero que se caigan los muros, que se derrame la sangre de los malos, que surjan las sombras y desaparezcan también. Y un beso, y otro. Y vestidos de terciopelo rojo, un águila resquebrajando el amanecer y ...mil ideas que esperan por nacer.

Quizás algún día logre mi sueño de llegar a mostrar al mundo todo lo que hay dentro de mí y hacer que lo amen tanto como yo lo amo, pero ¿cómo hacerlo si estoy atrapada? Atrapada en "tengo cosas que hacer", "ten un examen en dos días", "tengo que quedar con los amigos que hace tiempo que no veo", tengo que...tengo que... Y así pasan los días, los meses y los años sin apenas darte cuenta. Y así... cada vez más lejos de los sueños.
Soñamos y soñamos,... deseamos... aspiramos a ser algo... ¡PERO!... Pero..., nos quedamos en nada.

Nos quedamos en solo suspiros, en solo remordimientos, en solo anhelos, y en solo miedos...

Sé que algún día lo lograré. Lo sé. No sé cuando. Pero lo haré. Y entonces recordaré aquel espacio en "la nube" donde podía desahogarme y donde personas podían leerme y sentirse identificados, donde podía consolar a los que se sentían como yo, donde hacia soñar a algún alma en vela a las cinco de la mañana, donde ayudé a alguien a romper sus cadenas,...
Me niego a quedarme siendo un simple obrero de la sociedad, cobrando mil euros al mes para no conseguir sus sueños en al vida. Me niego a que me entrenen para una vida mediocre...

Robar a una persona sus sueños,... robar a una persona sus dones, sus aspiraciones, su vocación... es un crimen.
Si eres bueno en el arte dedícate a ello, si eres bueno cantando, pintando, escribiendo, dediquémonos a ello, aunque al principio solo sea en ratos libres. Eso será suficiente para escapar más tarde y llegar a ser lo que realmente queremos ser. Lo que realmente debemos ser, para lo que estamos destinados.